(01) 215 – 8000

En toda obra vial y de construcción las maquinarias más empleadas son la excavadora y la retroexcavadora. En este artículo nos referiremos a las primeras, revisaremos cuáles son sus tipos, características y por qué resultan imprescindibles en cualquier proyecto de construcción. 

Así, dependiendo del tipo de obra, terreno y profundidad que se desea lograr, será el tipo de máquina excavadora a escoger. 

 

Funciones, tipos y características de una máquina excavadora

 

Las excavadoras son maquinarias robustas, de gran poder. Como su nombre anticipa, la principal función de una excavadora es cavar o perforar un suelo. Se agrega a ello la movilización de los residuos y escombros de un punto a otro, mediante la carga y descarga de los mismos.

En relación a los tamaños, es posible encontrar el formato compacto o miniexcavadora, el estándar y las grandes excavadoras. 

Las miniexcavadoras pesan como máximo 7 toneladas. Son ideales para operar en espacios estrechos, donde se requiere gran precisión. Por ejemplo, entre edificios, paneles o en sitios con cables, tuberías o líneas subterráneas de gas. Al tener un peso y potencia más acotados, no desgarran los suelos.

Por su tamaño compacto y amplitud de giro, son una opción eficiente pues los tiempos de faena se reducen, en comparación con una retroexcavadora.  Además, resultan sencillas de transportar y no requieren gran cantidad de combustible, lo que aumenta la rentabilidad del proyecto.

Las excavadoras estándar suelen ser las más usadas. Gracias a sus diseños, soportan una gran variedad de aditamentos, lo que incrementa de forma notable la productividad en las faenas. Eso sí, antes de utilizarla, es importante considerar la composición del terreno, pues su tamaño puede provocarle daños.

Las máquinas excavadoras grandes pueden llegar a pesar hasta 800 toneladas y suelen ser protagonistas en el sector minero y el de obras civiles. Algunas poseen la potencia indispensable para excavar a grandes profundidades, a partir de motores duales de gran cilindrada. También se suelen utilizar este tipo de equipos para demoler estructuras de gran tamaño.

Además del tamaño, es posible diferenciar las excavadoras por el tipo de desplazamiento que realizan: sobre orugas o ruedas. Cada cual se utilizará dependiendo del tipo de suelo y la profundidad que la excavación requiera, profunda o más superficial. 

Revisemos las características de cada tipo.

 

Excavadora sobre orugas

Las orugas corresponden a una banda deslizante o cadenas. Este mecanismo es muy adecuado para terrenos pedregosos, blandos o irregulares, que precisan de tracción y agarre.

Las orugas pueden variar en longitud y ancho, dependiendo si se requerirá mayor estabilidad en las maniobras de movimiento, carga y descarga o se operará en espacios muy reducidos. Las orugas suelen ser resistentes al desgaste, sobre todo si se utiliza en un terreno que no sea demasiado duro.

Además de las orugas, este tipo de excavadoras también poseen una pluma, un brazo, una cuchara de dimensiones variables y una plataforma sobre la que se instala una cabina con giro de 360°.

 

excavadoras para proyectos de construcción

 

Excavadora sobre ruedas

Este tipo de maquinaria es muy práctica en terrenos duros y planos, del tipo concreto o asfalto. En estos suelos alcanza velocidad y estabilidad, aun cuando puede requerir aditamentos para reforzar su firmeza durante las maniobras. 

 

Sus neumáticos pueden ser de flotación, dobles reforzados o de base ancha, por lo que suelen ser durables. Si bien requieren de un mantenimiento periódico, esta suele ser más económico que el mantenimiento de las orugas. 

 

Es similar a un vehículo convencional, por lo que se puede transportar de forma autónoma a una velocidad promedio de 30 km/hr. La excavadora tipo oruga requiere remolque de forma obligatoria.

 

¿Cuál elegir?

 

La decisión respecto de qué tipo de excavadora escoger para obras de construcción dependerá, en principio, del terreno. Si las obras se desarrollarán en terrenos de tierra parejos, compactos o de plano asfaltados, la excavadora sobre ruedas es una buena decisión. Si nuestro proyecto requiere excavaciones profundas en un terreno irregular, más arcilloso y complejo, las orugas se perfilan mucho mejor. 

Si bien la elección depende de cuál equipo brinde mejor desempeño respecto al terreno, también es necesario considerar otros factores. Por ejemplo, el tiempo de utilización y el presupuesto del que disponga el proyecto, para adquirir y mantener la maquinaria o para alquilarla. 

En síntesis, las máquinas excavadoras son insuperables porque

  • Remueven y excavan terrenos a gran escala, acortando los tiempos de las faenas. 
  • Movilizan grandes volúmenes de materiales pesados.
  • Optimizan tiempos y recursos disponibles, gracias a su potencia y un diseño que permite diversos movimientos y el uso de accesorios en la mayoría de las marcas y modelos.

 

¿Requieres asesoría? ¡Nosotros te orientamos!